Ya vimos en las audiciones a ciegas que esta iba a ser una edición de La Voz con un gran nivel. Los asaltos están dejando actuaciones de lujo.

Esta noche, el equipo de Pablo y Miriam tenía que elegir entre las siguientes voces.

Andrés Martín y su sensibilidad. Resulta paradójico puesto que su sueño es cantar delante de mucha gente cada día, y como le dijo Pablo, ya lo hace. Andrés canta en el metro de Madrid.

Palomy es una chica que no pasa desapercibida. Sale con mucha fuerza y seguridad al escenario y hace la canción suya. Miriam le dice que tiene un pellizco en las cuerdas vocales.

Sandra Groove es la chica que fue repescada por los coaches. Canta Radioactive, y como le dice Fonsi: Nunca he visto una segunda oportunidad tan bien aprovechada.

A continuación pisa el escenario Álvaro de Luna, que quiere demostrarse a sí mismo que ha superado barreras y puede continuar dedicándose a la música.

En último lugar, en el equipo de Pablo actúa Keila. Acompañada de su chelo canta Lucha de Gigantes de forma magistral y con muchísima sensibilidad.

Pablo y Miriam se quedan con Andrés Martín y con Palomy, y el equipo de Luis Fonsi roba al sevillano Álvaro de Luna.

A continuación llega el turno de Paulina, que está acompañada de Antonio José.

El primero en actuar es Marlo, que está muy nervioso. Es un niño que ha hecho una actuación de gigante. Sigue Aitor, pescadero y tímido. Necesita cambiar su vida como sea para dedicarse a la música de una vez por todas. No quiere dejar pasar este tren.

La Voz

La extrema timidez de Marlo no le impide clasificarse para la batalla final.

Onelia también ve su paso por La Voz como su tren para dedicarse profesionalmente a la música. Tras su interpretación de Million Reasons, Paulina le dice que se siente muy orgullosa de ella.

A continuación, Jesús llega con un personalísimo estilo folck. Cantan Kansas City con una voz auténtica que lo hace muy diferente  todos los demás.

Y la última actuación de la noche también puede definirse como auténtica. Viky, no sólo canta descalza sino que lo hace con muchísima fuerza y seguridad.

De hecho, Paulina Rubio y Antonio José la eligen a ella, que junto con Marlo pasan a la batalla final de La Voz.